Publicidad
GENTE Y COSTUMBRE

Shakira y Piqué bravitos

Publicidad

Shakira perdió su voz el pasado 2017 razón por la que tuvo que posponer su gira El Dorado, la cual estaba programada para salir a la luz a finales de dicho año. Pero el daño en sus cuerdas vocales la hizo tener que poner un stop fuerte en su carrera musical.

La depresión luego de la pérdida de su voz sacó su peor versión, y esto, según confirmó la colombiana sí la llevó a atravesar fuertes y graves problemas con su pareja, el padre de sus hijos Sasha y Milan.

La cantante ha dicho: “Siempre estaba enfadadísima y él necesitaba que hablara. Gerard Piqué me ha visto tantas veces salir llorando porque pensaba que no podría volver a mi carrera”, según reportó el portal el Librero en declaraciones para la agencia AFP.

Shakira también agregó: “Me decía que no quería un futuro con una mujer amargada, que todos estaban haciendo música por ahí mientras yo estaba encerrada en casa con los niños. Sal de ahí y ponte a trabajar“.

La colombiana admite las discusiones de las que tanto se habló en la prensa, ya que su silencio obligatorio parece haberlos distanciado de verdad. “No era positiva. Yo era muy pesimista. Era una persona amarga para estar cerca. Gerard vio lo peor de mí”, le reveló Shakira a The Guardian.

La cantante pasó meses comunicándose a través de señas. La fuerte depresión que vivió, además, la llevó a recluirse, a no querer salir de la cama. Esto definitivamente generó una grieta en su relación con Piqué.

“Nunca pensé que mi voz me dejaría, porque es muy inherente a mi naturaleza. Era mi identidad entonces, cuando no podía cantar, eso era insoportable… Hubo momentos en que ni siquiera podía levantarme de la cama, estaba tan deprimida”, aseveró la colombiana.

Ahora se sabe también que la famosa operación, al parecer, no se llevó a cabo, puesto que Shakira la rechazó. Razón por la cual ella asegura que el regreso de su voz ha sido como una total “experiencia religiosa”, según reportó LaBotana.

La intérprete de “Amarillo” confesó que hasta su hijo Sasha oró por ella. “Mi hijo Sasha me dijo que le rezaba al Niño Jesús y la Virgencita para que volviera a hablar. En esos meses sin hablar, mi relación con Gerard se vio afectada”.

Publicidad